Por Sergio Morel.

El Doblaje de voz es una rama de la locución en donde grandes actores han encontrado la manera de hacer oficio a través del dominio de una técnica por demás especializada, donde el tener una buena voz no es herramienta suficiente. En el Doblaje deben dominarse recursos como la buena lectura, la excelente dicción, la correcta entonación; sin mencionar la capacidad de sincronizar en labios del personaje los parlamentos del guión.

El actor de Doblaje ha de tener una gran capacidad para realizar diversas acciones al mismo tiempo, ya que debe ver el monitor, mientras interpreta el libreto, siguiendo la referencia del idioma original (a doblar) que le llega a través del audífono y atiende a las instrucciones del Director y del operador técnico que, en ocasiones, también da indicaciones a través del audífono.

microfono

El doblaje de voz en México es una industria que ha generado empleos para muchas generaciones de actores. La calidad del doblaje mexicano ha trascendido fronteras a lo largo de los años y ha marcado la curva en cuanto a cómo debe realizarse este oficio, siendo el gran parámetro de Latinoamérica.

A pesar de la gran complejidad de esta técnica, los actores de Doblaje han sido vilipendiados en diversas ocasiones por intérpretes de otras especialidades como el Cine o la Televisión con argumentos que rayan en lo absurdo en cuanto a la calidad histriónica de los mismos porque, si bien es una convención que para hacer doblaje se debe ser actor primero, la realidad de los últimos años ha ido pervirtiendo la línea artística del medio al sacrificar calidad por costo.

El Doblaje ha sido objeto de degradaciones y de ataques desde distintos frentes como el mercado internacional, las devaluaciones, las relaciones laborales entre empresas, sindicatos y trabajadores, al margen de las competencias desleales internas en el mero corazón de la especialidad. Estas situaciones han provocado que gran número de personas no calificadas se haya ido filtrando en las filas del doblaje para realizar una actividad que otrora fuera exclusiva de grandes intérpretes.

Las empresas de Doblaje, lo mismo que sus directores, se han visto “obligados” a contratar  pseudo-actores hechos al vapor en un afán de satisfacer las exigencias económicas del medio y de sus clientes. Los actores se han visto arrastrados en medio de discusiones políticas y trifulcas sindicales que poco o nada tienen que ver con el trabajo al frente del micrófono. Al no encontrar la forma de conservar estabilidad económica y dignidad artística, grandes figuras del medio han tenido que encontrar oficio en otro tipo de actividades alejadas del medio, dejando paso a los nuevos “doblistas” o “dobladores” que buscan hueso en un terreno baldío, compitiendo con bajísimos presupuestos y condiciones de pago completamente reprochables.

A pesar del esfuerzo de algunos por mantener viva la llama, el buen Doblaje mexicano se extingue frente a otras industrias latinoamericanas que han sabido mantenerse unidas y exigir lo justo, conservando y mejorando, también, la calidad del producto que, al final del día, es lo único que buscan los clientes y las firmas internacionales.

La única manera de rescatar al Doblaje mexicano es con calidad y es por este motivo que los aspirantes a ingresar al medio deben entender que su preparación ha de ser integral; que se necesitan actores, no locutores de voz bonita ni fanáticos que, tras tomar cursos de tres o cuatro meses, se avienten a ciegas con la esperanza de codearse con sus ídolos del doblaje de caricaturas.

Existen grandes escuelas de actuación y de Doblaje en México. Hay que saber buscar y hay que entender que el Doblaje es una especialidad en donde la actuación y la locución se unen. Este medio necesita gente profesional de gran talento que sepa y defienda el valor de su trabajo y que deje de resignarse ante las condiciones económicas de las empresas.

El actor de Doblaje puede y debe dejar de ser anónimo no sólo ante los espectadores que aclaman exclusivamente cuando un Star Talent o “estrellita” es llamada con fines comerciales para doblar alguna película, sino también ante quienes le contratan haciendo valer su derecho de Intérprete Actor.

Si entendemos y defendemos todo esto, la especialidad del Doblaje podrá entrar en una nueva época dorada y conservaremos por muchos años más el primer lugar en la industria de la voz a nivel internacional.

 

Twitter: @moreldirector